Las noticias más importantes de La Guajira – Enero 8 de 2019



Por: Albeiro de Jesús Sanchez Roldan


En confusos hechos muere un hombre dentro del hospital de Barrancas.
El hecho se registró la noche del sábado en la sala de urgencias del Hospital Nuestra Señora del Pilar del municipio carbonífero, a donde ingreso un hombre con una herida de bala en una de sus piernas, en busca de atención médica, el paciente conocido como Chinito llego en compañía de su hermano identificado como Carlos Isaac Saltaren Pinto, de 40 años.
De acuerdo con la versión de las autoridades, Saltaren Pinto portaba una pistola y al ser requerido para que saliera de la sala de urgencias a donde no pueden estar personas armadas, se negó a salir obligando a los funcionarios del centro asistencial a pedir la presencia de la policía, quienes acudieron al lugar a donde fueron recibidos a bala por el exaltado hombre que activo el arma de fuego contra los agentes,   Uno de los uniformados desenfundo el arma oficial  impactando a Saltaren Pinto en dos ocasiones quitando la vida del agresor.
De inmediato algunas personas entre los que se cuentan familiares del occiso, arremetieron contra los agentes del orden ocasionando daños considerables a la infraestructura hospitalaria, los agentes lograron evadir la acción de los ciudadanos y salieron ilesos del hecho.
El herido conocido como Chinito, recibió la atención de los facultativos, mientras que las autoridades iniciaron la investigación para determinar responsabilidades y proceder en los términos que señala el código de procedimiento penal.


Solicitan revocatoria de medida de aseguramiento a dos investigados de pertenecer a la estructura de Marquitos Figueroa.
Dos de los seis hombres investigados por presuntamente conformar una estructura del ‘Clan de Marquitos Figueroa’, que operaba en los departamentos del Cesar y La Guajira, solicitaron la revocatoria de medida de aseguramiento en los estrados judiciales de Valledupar.
La solicitud de revocatoria de la medida de aseguramiento cobija a: José Miguel Torres Cataño, y Marco Francisco Figueroa Fonseca, hijo de Marquitos, quienes en compañía del exalcalde de Maicao, Ovidio Mejía Marulanda, Arles Johan Amaya Brito, Tirso Segundo García Márquez y Damiler Paul Corrales Figueroa, son acusados de los delitos de concierto para delinquir, homicidio agravado, y fabricación, tráfico o porte ilegal de armas de fuego.
Según el abogado Luis Carlos Torres Orozco, “Se está pidiendo lo que dice la norma que en cualquier etapa del proceso si nacen nuevos elementos materiales probatorios se puede solicitar este tipo de medidas o audiencias.
El abogado defensor alega además que  “La fiscalía 21 Especializada de Bogotá no se ha presentado en tres ocasiones que se ha solicitado esta audiencia, por lo cual como abogado pide a los entes de control que se dé la realización de la diligencia ya que se está impidiendo la libertad de una persona”, culminó Torres Orozco.
Es de anotar que noviembre del año anterior uno de los investigados Damiler Paul Corrales Figueroa, obtuvo la libertad por decisión del Juzgado Segundo Municipal con funciones de Control de Garantías de Valledupar.


La Guajira es el departamento más pobre de la Costa: Fedemunicipios.
Un estudio de la Federación Nacional de Departamentos que, buscaba establecer los niveles de pobreza extrema en Colombia, dejo como resultado que La Guajira es  el departamento más pobre del Caribe colombiano y el segundo del país,  con un 47,9% de pobreza,  solamente es superada, a nivel nacional, por el departamento del Chocó, el cual, tiene un 49,9% de pobreza extrema.
Los otros departamentos con pobreza extrema por encima de la media nacional son; Córdoba con el 40,3%, Magdalena con el 36,1% y Sucre con 35,7%.
Aunque se ha presentado una reducción en los indicadores de pobreza, las cifras actuales preocupan ante la crisis institucional y humanitaria, a raíz de los últimos casos de corrupción, la poca inversión social y la migración de ciudadanos venezolanos.
En la Guajira hacen falta vías de comunicación, no hay fuentes de trabajo, el nivel de la educación es muy bajo, las comunidades indígenas wayuú no consumen agua potable, los problemas de salud son gravísimos por la crisis  de los hospitales,  los puestos de salud no operan por falta de recursos la desatención en ese sector es notable.
Solo el año que acaba de terminar, el Instituto Nacional de Salud indica que durante el 2018, murieron 64 niños por desnutrición, pero la estadística no tiene en cuenta el subregistro que, puede estar por encima de los 100 niños muertos en sus rancherías.


El gobierno nacional orientara la inversión pública en La Guajira para atender la crisis humanitaria y cumplir fallos judiciales.
El Plan Nacional de Desarrollo incluye el plan de “acciones diferenciadas para la superación de la pobreza en La Guajira”. el gobierno ratifica que la península, que recibirá inversiones por $20,3 billones, según la Dirección Nacional de Planeación, para ejecutar las acciones se tendrá la figura de una de un (gerente) que tendrá la misión de articular la oferta del nivel nacional”.
Según el Ejecutivo este mecanismo permite que a través de un único canal de articulación con los territorios se puedan suplir las falencias institucionales del departamento y, por otro lado, ordenar la oferta estatal.
“Lo anterior, amparado en los documentos de política pública (Conpes) y múltiples fallos judiciales, con miras a lograr que el acceso y la calidad de los servicios sociales puedan mejorar la calidad de vida en los departamentos, con énfasis en la niñez, las comunidades indígenas y afros en el marco del concepto de etnodesarrollo”, se lee en el documento.
Las estrategias entonces del Gobierno para sacar a La Guajira de la crisis humanitaria en que se encuentra son: el mejoramiento de los servicios de agua potable y saneamiento básico en zonas rural y urbana, y el fortalecimiento de la atención en salud y nutrición recuperando las formas tradicionales de subsistencia y alimentación.
Así mismo, el acceso a educación con enfoque diferencial, la atención integral a niños, adolescentes, familias y comunidades; la construcción y mejoramiento de la vivienda rural y la articulación de servicios sociales en el territorio.


Alerta epidemiológica por brotes de  Sarampión y  Dengue, además de la  Desnutrición, preocupa  a los organismos de salud en La Guajira.
Con la confirmación de varios casos de Sarampión, y cuatro casos de Dengue grave que cobraron la vida de cuatro personas el año anterior, además de las 64 muertes por desnutrición, arranca el nuevo año para la administración Temporal de Salud del departamento. 
Esta entidad  confirmó tres nuevos casos de sarampión en menores de 3, 4 y 7 años, todos ellos de nacionalidad venezolana.
Entre tanto el Instituto Nacional de Salud, confirmo en el último boletín epidemiológico la muerte de cuatro personas por dengue grave en el departamento el año anterior, mientras que en lo que va del año en el hospital Nuestra Señora de los Remedios se atienden más de 15 casos de Dengue en menores de edad, dos niños fueron remitidos a centros asistenciales de mayor complejidad en Barranquilla y Valledupar.
También, están confirmados 64 decesos por desnutrición durante el 2018, este 2019 ya se presentó el primer fallecimiento de una menor a causa de la desnutrición.
Es de anotar que en el departamento no se reportaban casos de esta enfermedad desde el 2014. En lo que va de este año ya fueron reportados en Fonseca y Riohacha los casos de Sarampión.
De acuerdo con la información oficial Los afectados por esa patología son niños de origen venezolano y no cuentan con la vacunación al día debido a las difíciles condiciones económicas que se viven en su país. El Instituto Nacional de Salud reporta que en el país hay 190 casos confirmados, 54 de ellos son importados.

Enfermedades de Sarampión y Dengue se podrán disparar en los próximos días.
Existen diagnósticos que indican el aumento de casos de Dengue y Sarampión en el departamento, el entorno sanitario que se presenta en la península es propicio para que las enfermedades de transmisión por vectores, aumenten de manera importante.
Es tan evidente el aumento de las enfermedades tropicales que, en el Hospital Nuestra Señora de los Remedios ya se habilitaron dos salas de atención pediátrica a fin de albergar a los pacientes que  ingresan al centro asistencial con patologías similares a dengue, sarampión y la desnutrición.
De acuerdo con la estadística del hospital de Riohacha,  el año anterior se atendieron 175 pacientes afectados con el dengue y esos caso pueden subir en la medida que se actualice la información, se puede estimar que el 10% corresponden al dengue grave, el más peligroso y que pueda acabar con una vida en cuestión de horas.
Complica la situación el hecho de que en Riohacha y Maicao no existe un banco de sangre, para atender la demanda de pacientes. Los sitios más cercanos para obtener el vital elemento están en las ciudades de Valledupar y Santa Marta.


966 niños menores de cinco años murieron el año anterior asegura el Instituto Nacional de Salud.
Solo en un año en Colombia se pudieron haber producido 966 muertes de niños menores de cinco años por enfermedades fácilmente prevenibles. El Instituto Nacional de Salud investiga aún la causa determinante de los decesos.
Hasta ahora se habla de 137 muertes por enfermedad diarreica aguda, 280 por desnutrición, y 549 por infección respiratoria aguda, enfermedades que se dan por condiciones precarias de servicios públicos, falta de alimentos y proteínas, mala calidad o falta de agua potable y fallas en la atención y entrega de medicinas en los casos de las infecciones respiratorias.
A pesar de que el país lleva años presentando casos de muertes por desnutrición y enfermedad diarreica que se encuentran casi en cero en los países desarrollados y en varios en desarrollo, en Colombia aún se mantienen este tipo de muertes con una tendencia similar en los años anteriores.
Las regiones que más preocupan en el consolidado de muerte por enfermedad diarreica aguda son: Vaupés, Chocó, Vichada, Amazonas, Guainía, La Guajira, Risaralda, Arauca y Cesar.


Sin control proliferan hospedajes en el departamento, venezolanos los principales clientes.
La situación es preocupante si se tiene en cuanta las condiciones de hacinamiento en que viven decenas de migrantes venezolanos, las autoridades de salud temen que los lugares se conviertan en foco de enfermedades infectocontagiosas.
Los hospedajes, funcionan en inmuebles familiares, donde viven en medio de la insalubridad decenas de ciudadanos del vecino país que comparten habitaciones de tres por tres metros.
Aunque, no se tiene un inventario de la cantidad de improvisados hospedajes que existen en la ciudad. Las autoridades de salud de Riohacha, deben realizar un barrido sanitario y emprender las acciones legales contra los establecimientos informales, en los que ya se han atendido diferentes patologías.


La corrupción el otro cáncer que se tomó a  municipios y dirigentes a todo nivel.
En el 2018,  La corrupción no tuvo descanso en Colombia y la Guajira no fue la excepción. En Riohacha aparecieron los carteles de los parques, los cuales fueron intervenidos para una supuesta mejora, pero a la fecha muchos de esos centros de diversión y entretenimiento, están inconclusos a pesar de que para  ellos se asignaron más de 6 mil millones de pesos.
Aún no hay claridad acerca de una inversión de mil ochocientos millones de pesos, para 004 del 2017 entre el municipio y la Fundación Francisco el Hombre, obra que cuenta con acta de recibo a entera satisfacción y hasta finales del año anterior, no se había determinado el lugar donde se ubicara el  monumento al juglar vallenato.
Desde el concejo de Riohacha, se ha solicitado la intervención de la procuraduría a fin de que investiguen lo relacionado con esa inversión cultural.
No hay claridad, entorno al manejo que los alcaldes que, en calidad de encargados le dieron al presupuesto distrital, solo se conoce que durante los sucesivos encargos se presenta un déficit que supera 46 mil millones de pesos y deudas por concepto de demandas y mandatos judiciales por un monto superior a los 100 mil millones de pesos.


2019 un año para derrotar o confirmar la corrupción en La Guajira.
Habilidosamente con lenguaje de víctimas un sector de activistas y militantes de grupos políticos, nos han vendido la idea que los hechos judiciales que involucran a funcionarios y dirigentes políticos en el departamento, es una arremetida de “Los cachacos” contra los guajiros y con esa tesis han logrado distraer la atención de un porcentaje de la población, incluidos profesionales que sostienen que el problema surge del odio de los Cachacos contra los guajiros.
Y de verdad que han logrado confundirnos, en los tertuliaderos de Riohacha, Maicao y el sur del departamento los citadinos solo hablan de la rabia que tienen los dirigentes del interior contra nuestros ciudadanos, asegurando inclusive que es que ellos en el interior del país buscan quedarse con el gas, el petróleo, las minas de carbón y en general con todas las riquezas naturales que existen en el subsuelo guajiro.
Los hechos demuestran lo contrario y antes de buscar responsables de nuestra desgracia por fuera de nuestras fronteras, revisemos  nuestro antecedente reciente y con cabeza fría autoevaluémonos y saquemos nuestra propia conclusión. Miremos nuestro entorno social, familiar, laboral y pensemos si nosotros como sociedad nos hemos equivocado al elegir a nuestros representantes en las corporaciones públicas, alcaldías y gobernación.
El 27 de octubre de este año, tenemos otro reto con la gente y la Guajira, ese día elegiremos alcaldes, gobernador, concejales y diputados. Pero no podemos repetir la historia eligiendo a personajes sin experiencia, con antecedentes no muy claros. Necesitamos elegir gente honrada y vocación de servicio, esta vez no podemos votar con el corazón hay que hacerlo con razón y pensando en el futuro de La Guajira.

Publicar un comentario

0 Comentarios