Un país con legalidad, emprendimiento y equitativo la apuesta del Plan de Desarrollo ‘Pacto por Colombia, pacto por la equidad’



El Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES) aprobó las Bases del Plan Nacional de Desarrollo (PND) ‘Pacto por Colombia, pacto por la equidad’ para el período 2018 – 2022, cuyos pilares son legalidad, emprendimiento y equidad. 

Una de las grandes apuestas de este Plan Nacional de Desarrollo es reducir la pobreza y la desigualdad y avanzar en la equidad. Por esa razón se prevé disminuir la pobreza monetaria del 26,9% en 2017 a 21,0% en 2022, lo que significa una caída de 5,9 puntos porcentuales y 2,9 millones menos de pobres en el país.

En pobreza extrema monetaria este Plan tiene proyectado bajarla de 7,4% en 2017 a 4,4% en 2022, lo que representa una variación de 3 puntos porcentuales, esto es 1,5 millones de pobres extremos menos.

En el PND se contempla, además, disminuir la pobreza multidimensional de 17,0% en 2017 a 11,9% en 2022, para un descenso de 5,1 puntos porcentuales y una reducción en 2,5 millones de pobres multidimensionales.

El plan de inversiones públicas se implementará en todas las regiones del país para impulsar los proyectos e iniciativas priorizadas en el proceso participativo (talleres regionales y departamentales) que se está adelantando con el liderazgo del Departamento Nacional de Planeación (DNP).     

“El Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, el Pacto por Colombia que propone el presidente Duque para construir un país de legalidad, emprendimiento y equidad, trazará el curso de acción para remover obstáculos y estimular factores que aceleran el cambio social. Tendrá también una visión desde las regiones y por eso tiene previsto 10 capítulos regionales”, aseguró la directora del DNP, Gloria Alonso.

Bases transversales del PND 2018-2022

Para cumplir con las apuestas del Pacto por Colombia, pacto por la equidad, se implementarán estrategias transversales: Sostenibilidad, Ciencia, Tecnología e Innovación, Transporte y Logística, Transformación Digital, Calidad y eficiencia de los servicios públicos, recursos minero-energéticos, Economía Naranja y la paz en todo el país.

Así mismo, se materializarán pactos por la equidad de oportunidades para los grupos étnicos, la igualdad de la mujer, la administración pública eficiente y por la descentralización para conectar territorios.

Pactos regionales

El Plan de Desarrollo 2018-2022 establece dentro del pacto para la descentralización y el empoderamiento de las regiones una agenda regional que busca conectar territorios, gobiernos y poblaciones.

Región Pacífico (Cauca, Chocó, Nariño y Valle del Cauca). Las apuestas son por la diversidad para la equidad, la convivencia pacífica y el desarrollo sostenible.

Región Caribe (Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre).
El reto es una transformación para la igualdad de oportunidades y la equidad.

Kriuol and Sea Flower Region (Archipiélago de San Andrés). Mejorar la provisión de servicios públicos, proteger el medio ambiente y controlar la expansión poblacional y la construcción de asentamientos legales, son sus apuestas en el PND.

Región Central (Bogotá, D.C., Boyacá, Cundinamarca, Huila y Tolima). Constituirse en un centro de innovación y nodo logístico de integración productiva nacional e internacional es la gran apuesta de esta región.

Región Santander (Norte de Santander y Santander). Su reto es conformar un eje logístico, competitivo y sostenible de Colombia.

Región Amazonía (Amazonas, Putumayo, Guainía, Caquetá, Guaviare y Vaupés). Su principal apuesta en el PND 2018-2022 es el desarrollo ambientalmente sostenible.

Región Eje Cafetero y Antioquia (Antioquia, Caldas, Quindío y Risaralda). Conectarse para la competitividad y el desarrollo logístico sostenible, es la apuesta de esta región.

Región Orinoquia (Arauca, Casanare, Vichada y Meta). La apuesta de esta extensa región es por la conectividad y el aprovechamiento de las potencialidades para convertirse en despensa sostenible del país y del mundo.

Región Océanos. La apuesta es convertir a Colombia en potencia bioceánica a partir del fortalecimiento de la gobernanza y la institucionalidad para la administración integral del territorio marino, armonizando los instrumentos de planificación y ordenamiento territorial y marino.      

Publicar un comentario