18 pastores de 10 comunidades se capacitan para mejorar sus conocimientos tradicionales en el manejo de ovinos y caprinos


Como parte de su programa de Fortalecimiento de Capacidades de miembros de comunidades vecinas a su operación, Cerrejón y su Fundación desarrollaron un curso de Manejo del Hato Ovino Caprino dictado por Tecnoguajira, para el cual 18 pastores de 10 comunidades indígenas de AIWA, durante 40 horas, adquirieron competencias para manejo de partos, aplicación de medicamentos, técnicas de reproducción, conocimiento de las enfermedades locales y técnicas alimentación en épocas de crisis.

Al finalizar el curso cada comunidad recibió un kit de medicamentos para el tratamiento de las enfermedades más comunes. “ Esta iniciativa nació como resultado de un proceso de fortalecimiento organizativo de la Asociación Indígena AIWA quienes visionaron un proyecto productivo de repoblamiento ovino –caprino  para  sus comunidades. AIWA encuentra en su saber tradicional una oportunidad  de desarrollo la cual se cristalizó bajo un convenio de cooperación entre Cerrejón, la Fundación Cerrejón y la Asociación, aquí sobresalió la puesta en marcha de intereses comunes”, manifestó Janneth Daza, directora de la Fundación Cerrejón.

Fue así, como pastores participantes del proceso comentaron acerca la pertinencia del curso para su labor tradicional: “quiero agradecer a todos los que hicieron este logro posible. Esto inició como un convenio para trabajar y que las comunidades vecinas saliéramos adelante, por eso quisimos capacitarnos para llevar un discernimiento más especializado, teniendo en cuenta los saberes ancestrales, ya que nosotros vivimos de los animales y saber esto nos facilita nuestra labor”, afirmó José Prudencio Pushaina, Representante Legal de la Asociación Indígena AIWA.

Asimismo, José Manuel Sierra, miembro de la comunidad de Guayacanal comentó: “a pesar de que ya contamos con un conocimiento tradicional, este curso ha sido muy importante porque nos ha permitido reforzar toda nuestra formación, sobretodo en la parte del cuidado y protección de los animales. Me siento muy contento por esto y porque ahora puedo transmitir lo que aprendí a los niños de mi comunidad”.

Cerrejón y su Fundación continuarán con el proceso de formación de las comunidades, desarrollando un nuevo módulo para el manejo de suelos y abonos. “La perseverancia de los pastores wayuu, su compromiso, sumado a la oportunidad de aprender e intercambiar conocimientos bajo una metodología teórica – práctica fueron factores de éxito para alcanzar los resultados logrados; el pastoreo de ovinos y caprinos además de ser una de las principales actividades económicas de la cultura wayuu representan también prestigio social”, finalizó Daza.

Publicar un comentario