Gracias, seño Ángela.

Por: Ubaldo Pérez Ariza

Hablar de la seño Ángela como cariñosamente la llamábamos quienes tuvimos la oportunidad de ser sus alumnos  o  como la llamaban por cariño  en nuestra tierra cuna de Acordeones, es hablar de una educadora invaluable que con su dedicación y templanza  ayudó  a formar y de qué manera a más de un centenar de profesionales villanueveros que hoy al igual que yo tenemos el corazón arrugado por su partida, pero estamos seguros que se encuentra a la derecha de Dios padre Todopoderoso.
Llegaste desde el Banco Magdalena a Villanueva como mandada de Dios a cumplir  una misión, la cual cumpliste hasta el último día de tu vida,  por eso  puedo decir que  cualquier escrito para resaltar el legado imprescriptible  que dejas en la comunidad educativa villanuevera y de la Región  se queda corto para describirlo, hoy solo me toca darte las gracias seño Ángela, Por cada enseñanza que sembraste las mentes y los corazones de quienes tuvimos la oportunidad de ser tus alumnos y que cada día nos sentimos más orgullosos de ser Angelistas.
Mis padres, mi hermana y  yo vamos a extrañar tus visitas repentinas a la casa, igual extrañaremos  el eco de tu voz, dándole diariamente la bienvenida al semillero de futuros profesionales que hoy cultivas en nuestro Glorioso Colegio los Ángeles, dejas un vacío muy grande  en el Corazón de mi Tía Alba, Tu vecina incondicional, dejas muy triste a mi Tía cha a  prima María José y su hijo Juan José, quien a sus escasos seis años veía en ti otro ejemplo a seguir y que cuando se enteró   de la noticia de tu partida lloraba inconsolablemente y no dudó un instante en decirle a su mama quiero ir acompañar a la seño Ángela a su Última morada como efectivamente lo hizo,  ni que decir cómo estará la seño Margarita tu compañera de luchas en ese trasegar de educar a los alumnos del colegio los Ángeles para un futuro mejor, a ti seño Margarita mis más sinceras condolencias por la partida de la seño Ángela, pero puedes tener la plena certeza que desde el cielo seguirá guiando tus pasos y acompañándote como siempre lo hacía.
Finalmente seño Ángela quisiera tenerte al frente para decirte gracias personalmente por la dedicación de toda tu vida a la Educación  de muchas generaciones villanueveras que hoy reconocemos tu invaluable tarea, hoy quiero con más fuerza gritar a todo pulmón la frase que tanto nos enseñaste QUE ORGULLO SER ANGELISTA.
PAZ EN TU TUMBA, GRACIAS SEÑO ANGELA, TE VAMOS A EXTRAÑAR.
 

Publicar un comentario