Actualidad

6/recent/ticker-posts

GOLPE BAJO







Por: Ignacio Rafael Escudero Fuentes.

 




La corrupción en Colombia, está en su máxima expresión. Así lo reflejan las noticias nacionales y los organismos de control, como Fiscalía, Procuraduría, Contraloría y los medios de comunicación, incluida las redes sociales. Son contadas las entidades de la estructura del Estado que escapan a este flagelo. Entre ellas, COLDEPORTES.

Este ente del orden nacional de la rama ejecutiva del Estado, elevada recientemente a la categoría de Departamento Administrativo, adscrito al Ministerio de Cultura-antes Educación-hasta cuando terminé de escribir el artículo - no se conoce hechos de corrupción en el manejo de los recursos públicos destinados a la preparación, organización y realización de los eventos deportivos con miras a la preparación optima de nuestros deportistas que nos representaran en los eventos internacionales – está en el ojo del huracán. 

No por corrupción. Tampoco por ineficiente. Sino por el recorte de más del 60% del presupuesto para el año 2018, anunciado por el “flamante” Ministro de Hacienda, que al igual que su jefe no solo evidencian un total desconocimiento del deporte, sino los logros históricos obtenidos en los anteriores Juegos Olímpicos. 

No es convincente el argumento del alto gobierno cuando dice “el apoyo a los deportistas se mantiene. Habrá recorte en infraestructura…”. Cuando hablar de preparación, competición y la infraestructura deportiva son lo mismo. La una depende de la otra; son siameses.

 Las manifestaciones de descontento a la decisión anunciada generaron reacciones  de rechazo generalizado, sobre todo, deportistas elites que, con trabajo, dedicación, perseverancia y pundonor deportivo pusieron en alto el nombre de Colombia. Indiscutiblemente sus mejores Embajadores.

Después de los excelente resultados obtenidos de Los Juegos Olímpicos de Río 2016, - han sido  los mejores de la historia para Colombia - Se lograron 3 medallas de oro, 2 de plata y 3 de bronce. Se esperaba para el año 2018, cuando el cronograma apuntaba a que los atletas colombianos participarían en los Juegos Suramericanos en Cochabamba, Bolivia, y los Centroamericanos y del Caribe, en Barranquilla, el gobierno nacional hace anuncio del excesivo recorte al deportes lo cual presagia además de desinterés, gran deserción de deportistas que tienen en la actividad sus sueños: el futuro de su familia y llevar al podio la tricolor de Colombia.

De acuerdo a Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano, es que los deportistas nacionales se quedarían sin la posibilidad de asistir a los Juegos Sudamericanos 2018, trastocando los planes de los atletas que ya iniciaron su ciclo olímpico pensando en Tokio 2020. Este recorte “es ofensivo para el deporte nacional, que tan buena imagen le está brindando al país”. Enfatizó.

"Es triste y lamentable darnos cuenta que al deporte se le recorta el 66 por ciento de su presupuesto, lo que significa más sueños frustrados y lo que significa falta de oportunidades para la juventud", comenta el pesista Óscar Figueroa, medalla de oro en Río 2016.

"las figuras del deporte nacional necesitan más recursos para unir más al país y darle más alegrías a Colombia". Dijo la bicicrosista antioqueña Mariana Pajón.

El astro del futbol colombiano Carlos “El Pibe” Valderrama, quien no solo está indignado sino “emputado” –con justa razón – a su estilo manifestó “El deportista colombiano para el gobierno no sirve para un culo”.

Señor Presidente, pare bola, escuche a nuestros ídolos. No cometa el exabrupto de cercenar los sueños olímpicos a nuestros jóvenes y de contera la única imagen rescatable de Colombia en el concierto internacional. Mantener la decisión más que una chambonada es un desacierto institucional que más temprano que tarde la historia se lo cobrará con creses,  el golpe bajo anunciado a los deportistas.

Publicar un comentario

0 Comentarios