Actualidad

6/recent/ticker-posts

La educación en La Guajira en medio de la pandemia.

“Aún no se ha cuantificado, en los 12 municipios no certificados de La Guajira, cuantos estudiantes desertaron este año en medio de la pandemia”

En los primeros meses del año el Mundo entero recibió la noticia más inesperada, La Pandemia del SRAS-Cov-2 cambiaria nuestras vidas; la forma en la que acostumbrábamos a vivir, las cosas que hacíamos día a día, como ir a trabajar, a estudiar, al mercado, a vacacionar o hasta ir a visitar a nuestros abuelos, padres, familiares y amigos daría un vuelco.

Cuando ya se dio amplia información sobre el enemigo invencible llamado Covid-19 se inicia una protección a favor de todos, en especial a los adultos mayores y los que padecían otras enfermedades y patologías que pueden agravar los efectos del coronavirus en algunas personas, además se da la orden de aislamiento total.

Lo que no pensaron los estudiantes es que esta pandemia los obligaba al aislamiento social; unos se alegraron, otros protestaron, en fin, el transcurrir familiar continuo pero esta vez todos encerrados en sus hogares. Es en este momento que el tejido social después de estar roto, se une y cada quien se compromete de realizar un quehacer diario, como era entre todos, se sacaba tiempo para ver la Tv, escuchar música, jugar, entre vecinos se escuchaban los gritos de alegría, las risotadas y las penitencias.

Los padres de familia se convirtieron en los asistentes didácticos de sus hijos, muchos volvieron a recordar sus momentos infantiles y juveniles en sus épocas de estudiantes; los docentes imprimiendo, enviando y conectándose por las redes sociales y en grupos de WhatsApp con sus educandos para continuar la tarea.

Manifiesta la licenciada y rectora de la Institución Educativa Silvestre Dangond Daza, de Villanueva La Guajira, Estella Zabaleta, que a ellos virtualmente los formaron en Desarrollo Institucional para realizarlo desde casa; hasta ellos (los profesores) se sentían confundidos porque nunca habían vivido esta situación que les tocó experimentar.

La profesora, Lic. Ruby Baquero, de los cursos noveno, diez y once en Ciencias Sociales, económicas y políticas; agregó que no fue fácil el cambio educativo, pero estaban muy comprometidos con sus alumnos, afortunadamente muchos pedagogos en esa institución educativa acostumbraban a trabajar con guías que incluso ya estaban sistematizadas; con aquellos educandos que no se podían conectar por carecer de internet y  celulares de alta o media gama, se les mandó a imprimir las guías y se les entregaba en físico mediante mensajerías locales para que ellos pudieran tener la oportunidad también de responder esos modelos.

“Bueno me fue bien, haciendo un balance me fue bien, al principio no fue muy fácil; puesto que yo siempre decía no me gusta la memoria de bolsillo, sino que los muchachos aprendan, que lean en medio físico” así se expresó la Lic. Fanny Contreras Montero, cuando la abordamos para “Somos Enlace” ella imparte educación en lengua castellana a los grados de noveno, 10 y 11, su compromiso fue tal que los visitó en sus casas exponiéndose tanto ella y sus familias, pero con el firme propósito que se firmara un acta de compromiso entre las partes, se hizo la tarea, y en un 99% cumplieron afortunadamente. Diariamente se cumplía con el horario establecido en el pacto de 7 de la mañana a 12:45 del mediodía, dándole las orientaciones pertinentes.

En la zona rural étnica y en la zona rural dispersa de La Guajira hubo unos inconvenientes por el tema de la conectividad y la misma distancia entre las comunidades, no permitían que se llevaran estos procesos de formación como se estaba planteando desde el gobierno nacional y departamental, pero finalmente los docentes se ingeniaban como llegarle a los estudiantes, se hicieron visitas domiciliarias con todos los cuidados y protocolos de bioseguridad.

José Jaime Baletaes el coordinador de la misma institución educativa, fue uno de los docentes que reconoció que existía un problema de salud a nivel mundial y por lo tanto tenían que estar con la camiseta puesta porque los profesores y directivos no lo estaban en la parte virtual.

Al inicio de la pandemia el cambio de metodología fue traumático porque era una etapa de adaptación, muchos padres ayudaron al proceso de formación de los niños, niñas y jóvenes y los maestros hicieron lo pertinente en esta nueva manera de formar a los estudiantes y eso trajo consigo muchas cosas positivas, varios maestros innovaron en el proceso de enseñanza, porque había varios de ellos que nunca habían tenido contacto con la tecnología y les toco meterse en un proceso pedagógico y didáctico desde la virtualidad.

María Inés López Rodríguez, es estudiante del colegio la sagrada familia de Villanueva La Guajira nos contó para “Somos Enlace” sobre su experiencia en tiempos de pandemia en este año 2020. “No fue fácil, pero lo pudimos sacar adelante con la ayuda de Dios, con la ayuda de los maestros, con ayuda de los directivos de nuestro colegio, con la idea de nuestros padres, sabemos que todo empezó en febrero cuando entramos al colegio y la verdad es que estaba súper entusiasmada porque era una nueva etapa en mi vida escolar, inicié el bachillerato (6°) grado y gracias a Dios pudimos pasar al grado séptimo”. 

María Inés, vivió una experiencia bonita porque nunca se imaginó que iban a pasar un año virtual, que se les iba a meter la pandemia y que todos estarían confinados en casa. Fortaleció los lazos familiares con su hermosa familia, porque sabemos que con el uso de las redes sociales ya no se les prestan atención de parte y contraparte; la pandemia unió los lazos afectivos en su casa y manifiesta que “ya no prefiero una educación presencial, sino que preferiría algo de forma semipresencial, esperemos que el nuevo año que ya se nos viene sea mucho mejor para todos”.

Olga Patricia Rodríguez:  Es una madre de 3 hijos, el mayor William de 16 años cursa 11 grado, su segundo hijo de 11 años cursa grado sexto y el tercero, de 7 años, estaba en segundo de primaria. Cuando empezaron las clases virtuales empezó a ver las dificultades que se le presentaban; primero porque no tenía dinero para pagar un plan de internet y además no tenía ni computadores ni celulares inteligentes para que sus hijos se pudieran conectar a las clases virtuales.

Ella comenta que, con su hijo mayor, fue hasta donde su director de grupo para tratar de buscar una solución, la más propicia fue que tenía que ir a recoger las guías (fotocopias de los trabajos y clases) de todas las materias para poder desarrollarlas en casa y tenía que enviarlas por WhatsApp o correo electrónico, pero como no poseía este tipo de equipos le tocaba pedir el favor a algún familiar o vecino para que su hijo pudiera cumplir con sus actividades.

A su segundo hijo Camilo, lo levantaba todos los días, lo alistaba como si fuera para el colegio y lo enviaba donde un primo que estudiaba en su mismo curso, tenía que caminar varias calles exponiéndose de un contagio para llegar a la casa de su tía y poder conectarse a las clases virtuales.

El menor de sus hijos fue el más perjudicado con la situación, debió desertar de la escuela, debido a los inconvenientes de no tener internet ni equipos para conectarse y sumado a ello el desinterés y apatía que mostro el pequeño para continuar las clases de esta manera porque extrañaba a sus compañeros de estudio.

Para finalizar los docentes al unísono agregan que esta pandemia ha traído tantos cambios culturales, políticos y sociales y, que es fácil que las clases dominantes del gobierno consigan su objetivo como lo es el de la privatización escolar, con la propuesta que ya están haciendo desde el gobierno central de entregarle unos recursos económicos a las madres para que continúen con la formación de sus hijos; en vez de los educadores que se formaron para realizar la tarea de formar a la mujer y al hombre del mañana.

 Eduardo Fragoso Daza, Líder de gestión del sector educativo de la administración temporal de La Guajira manifestó que se han venido acatando las directrices del Ministerio de Educacional nacional, en aras de ir trabajando para que los establecimientos educativos del departamento de la Guajira, tengan las condiciones necesarias para el proceso de retorno gradual, progresivo y seguro a las aulas de clase en el tema de la alternancia para el próximo año lectivo 2021.

En el departamento cada establecimiento educativo, a través del rector y toda su comunidad educativa determinaran el momento en que entraran los colegios en alternancia, este es un proceso consensuado que se debe dar al interior del establecimiento garantizando las condiciones mínimas, se buscara readaptar a los estudiantes en sus aulas de clases, teniendo en cuenta la cantidad de estudiantes y los grados que lo harían y otros lo seguirán haciendo virtualmente desde sus casas.

En su reciente visita al departamento la Ministra de Educación María Victoria Angulo, anunció que a través de la Administración Temporal se iniciará en el mes de enero de 2021 el proceso de transición con el objetivo de que en febrero se devuelvan las competencias del sector Educativo al Distrito de Riohacha, al Departamento de la Guajira y los otros municipios certificados.


Publicar un comentario

0 Comentarios