La locomotora minera

Por: Hernán Baquero Bracho.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 “Prosperidad para todos” del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, en el tema prosperidad democrática, en la caracterización regional para el desarrollo de políticas, en el crecimiento económico sostenible, se encuentran las locomotoras, como base de este crecimiento en su cuatrienio de gobierno.

En ese mismo orden del Plan Nacional de Desarrollo, las locomotoras se convierten en apoyos transversales y apoyo transversal al desarrollo regional, siendo una de estas locomotoras el sector minero energético. Dentro del apoyo transversal al desarrollo regional de las locomotoras se encuentra consignado dentro de las líneas gruesas de dicho plan: políticas de desarrollo fronterizo, fortalecimiento institucional de los entes territoriales y relacionamiento nación-territorio (acuerdos regionales); consolidación de complementariedades urbano-regionales y recursos para el desarrollo regional. De igual manera en el segmento de crecimiento sostenible y competitividad, las locomotoras para el crecimiento y la generación de empleo, contribuye con el 89% dentro del Plan Nacional de Desarrollo.

La locomotora minera está en marcha. Prueba de su dinámica son los 12.239 millones de dólares que registró la inversión extranjera directa en el sector energético, las 2.9 millones de hectáreas destinadas para la explotación a comienzos de este año y los 9.200 títulos mineros adjudicados, sin contar los cerca de 900 que están por asignarse. Aterrizando en lo regional y en lo departamental, la locomotora minera del Plan Nacional de Desarrollo, venia anteriormente con un sonar y un andar de manera normal y esta locomotora atravesaba y atraviesa 150 Kilómetros en La guajira sin dañar a nadie y menos a sus pobladores. Veíamos pasar esta locomotora rauda hacia Puerto Bolívar para exportar el carbón hacia el mundo, de los recursos que la madre naturaleza nos ha dado de manera abundante y como contraprestación recibíamos una compensación por la explotación de esos recursos mineros energéticos, mal llamadas regalías, ya que no es un regalo sino una compensación por los daños colaterales que nos ocasiona la explotación de dicho recurso, pero como en el lejano oeste americano vinieron los asaltos a la locomotora minera, no por parte de sus nativos, sino por una fuerza externa, es decir mayor: el mismo gobierno nacional en cabeza del presidente Santos, como cacique mayor de otras tribus que no pertenecen a la Wayuu y todo un comando de indígenas de una combinación rara de toda especie, que fueron los congresistas de marras de esta gran tribu llamada Colombia y tras, de un zarpazo nos despojaron, pararon la locomotora minera que venía transitando por la línea del desarrollo, le hicieron grandes cambios y ajustes para esta gran tribu y la han puesto a andar de manera acelerada y descarrilada, dañando todo lo que se le atraviese en su camino. Esta nueva locomotora, está totalmente descarriada. Está en otra dimensión. Nosotros la contemplamos pávidos y en cámara lenta, así hemos quedado estáticos, mudos y perplejos.

Esta locomotora minera, disque de la prosperidad, no tiene que ver con calidad de vida de los guajiros, se lleva niños y niñas que quedaron sin transporte escolar, se lleva la nutrición y carga con todas las provisiones que mantenían sin hambre a miles de niños de los estratos más pobres y ahora son mas escuálidos que en la época de los 70, generando inseguridad alimentaria. Esta locomotora viene arrasando con todo: antes el empleo era abundante, se movía un flujo de caja enorme que generaba ingresos a todo lo largo y ancho de La guajira, ya que la gobernación se convertía en el espiral de la economía de nuestro departamento, en cambio ahora, el desempleo alarmante se siente en todos los rincones de nuestra patria chica y de ahí que se ha disparado en parte la violencia y la inseguridad. La locomotora del cacique Chicha Santos y su ejército de tribus heterogéneas están arrasando con todo lo que se encuentra en ella. El exterminio es total. La locomotora minera se encuentra descarriada y se lleva todo lo que encuentra a su paso y para colmo de males, llegó otra locomotora con tribu brasileña y esta se llevará parte del medio ambiente. ¡Sálvese quien pueda, que ahí viene la locomotora descarrilada!

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Hernando Martinezagosto 04, 2012 8:27 a.m.

    Hola,
    Felicitaciones por el escrito que narra realidades de las desventajas de una sociedad al ser sujeta a atropellos por parte de los codiciosos quienes basados en sofismas de distraccion y falsas promesas abusan a la poblacion, en esta caso especifico a la poblacion de la Guajira en Colombia.
    Es responsabilidad de todas y cada una de las personas de la comunidad, reportar todo tipo de abuso a la naturaleza, empleados, asi como contratistas, proveedores y demas.
    Ahora bien, lo importante es que se deben conformar y establecer las herramientas y metodos de participacion, especialmente los de participacion contemplados en la Constitucion Politica de Colombia y que han sido solapados por funcionarios y personas con oscuros intereses; los llamados "corruptos" que se pasean sin castigo por todos lados provocando inmensas bolas de nieve, las cuales siempre desaparecen y con ella se desaparecen los recursos naturales no renovables.
    Que triste es leer desde la distancia de la amada Colombia, que nada mejora en la calidad de vida de los Guajiros y por el contrario cada dia empeora la situacion apoyada por ineficiente funcionarios del Estado.
    Me da verguenza como Geologo Colombiano ver que la poblacion sea asaltada en su buena fe. Me da verguenza como Geologo Americano ver que no se de sostenibilidad de los recursos naturales para sus hijos, nietos, biznietos, tataranietos y demas generaciones.
    Me da verguenza como Master de Admistrador Publico, ver la miopia de la comunidad Guajira, especialmente de sus caciques y/o lideres comunitarios, quienes cambian calidad de vida por migajas y/o boronas de pan.
    Me da verguenza como Master en Gerencia de Proteccion observar como le mienten a una pobacion conduciendola a extremos de pobreza como es la desnutricion.
    Me da verguenza como estudiante de un doctorado, ver que la codicia puede vencer a la ignorancia de un pueblo.
    Felicidades,
    Hernando Martinez-Sacristan

    ResponderEliminar
  2. Hernando Martinezagosto 04, 2012 9:05 a.m.

    Desde Longview, TX en los Estados Unidos, un saludo especial para el programa comunitario que se esta trnsmitiendo en este momento

    ResponderEliminar